COVID: ¿Cómo fortalecer mi sistema inmune?

Todos lo hemos escuchado, no es necesario explicarlo, está en las noticias, celulares, diarios y en la calle.

El nombre “Coronavirus” en realidad no especifica mucho en particular. Los coronavirus (CoVid) son una gran familia de virus zoonóticos, aquellos que se transmiten entre animales y personas, que causan enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves. Mi consejo para poder protegerse y estar lo mejor preparado ante un eventual contagio es no sólo a través de la alimentación consciente en base de nutrientes protectores para el sistema inmune, sino como siempre decimos en CCNHOLISTICA debe ser también tu estilo de vida: debes protegerte de lo que ves (apagar el celular y no ver noticias), escuchas y rodeas. Intentar dormir 8 horas al día, tomar muchísima agua y manejar los niveles de estrés, serán efectivamente los mejores amigos del sistema inmune.

Como lo nuestro es la nutrición holística vamos a hablar entonces sobre los nutrientes que debemos obtener de nuestros alimentos y suplementos que pueden ayudar a mejorar la función inmune.

Los nutrientes clave que cumplen directamente con este objetivo principal incluyen vitamina A, vitamina D y zinc. Los nutrientes que se necesitan para su influencia indirecta son el magnesio, las vitaminas B y la vitamina C. Todos estos nutrientes se adquieren mejor en una dieta de alimentos integrales que es muy variada, incluidos los vegetales y animales de libre pastoreo orgánicos.

La vitamina A estimula la fagocitosis (imagínense células del sistema inmune comiendo como un “pacman” a los malos), ayuda a mantener la actividad natural de las células T-KILLER (células que neutralizan las células infectadas por virus). Las fuentes incluyen: carnes orgánicas, hígado, yemas de huevo de gallina feliz, mariscos y aceite de hígado de bacalao. Betacaroteno que se encuentra en vegetales de color naranja, rojo y amarillo.

La vitamina D es necesaria porque estimula la actividad de las células T-Reg. Las fuentes dietéticas incluyen: Pescado de agua fría, mariscos, yemas de huevo, hígado, aceite de hígado de bacalao. Y, por supuesto, tenemos la capacidad de producir vitamina D con una exposición solar adecuada, 15 minutos al día.

El zinc es un cofactor requerido para la síntesis y maduración de las células inmunes, ayuda a mejorar la actividad de las células T-Reg y es necesario para la actividad adecuada de la vitamina A. Lo podemos encontrar en: carnes orgánicas, mariscos (especialmente ostras), legumbres, nueces y semillas (especialmente semillas de calabaza) y vegetalles.

El magnesio es un cofactor necesario para el metabolismo de la energía celular, por lo que es fundamental para las necesidades energéticas de mantener el sistema inmune adecuadamente preparado. LaLo encontramos en: vegetales de hojas verdes, palta, nueces y semillas, chocolate amargo, legumbres, granos integrales, mariscos, algas.

Las vitaminas B también son necesarias para el metabolismo energético y por lo tanto, juegan un papel esencial de apoyo para la función inmune adecuada. Las encontramos en: carnes orgánicas, hígado, mariscos, palta, yemas de huevo, granos enteros, legumbres, nueces, semillas.

La vitamina C es un poderoso antioxidante y antihistamínico potente que puede ayudar a mitigar muchos de los síntomas de un resfrío o contagio viral como el goteo nasal, ojos llorosos y los estornudos. Se encuentra en pimientos y ají, vegetales crucíferos, cítricos como el limón, frutillas, mango, papaya, tomates.

Es necesario prestar mucha atención al equilibrio de la microbiota intestinal para la prevención de enfermedades infecciosas. Todas nuestras membranas mucosas que recubren las aberturas hacia el exterior tienen un rico microbioma poblado con una amplia variedad de vida microbiana, incluidos los conductos nasales, los pulmones y los tractos genitourinario e gastrointestinal. Esta flora microbiana es un compañero clave, que interactúa íntimamente con nuestro sistema inmune innato y también ayuda a prevenir que los patógenos se adhieran a las membranas mucosas. Comer alimentos fermentados y suplementar probióticos es un paso importante para mantener una buena función inmune y prevenir infecciones. Y no olvidarse que la fibra adecuada es necesaria para alimentar la buena flora, otra razón para ser generoso en el consumo de verduras. Una buena dosis: jugos prensados en frío.

Esperamos que tengas una temporada sin incidentes. Me despido con mi mensaje de siempre: Me alegro que nuestros caminos se hayan cruzado y que mi mensaje te sea de ayuda. No me cabe duda que este será el comienzo de muchas cosas buenas. Mi consejo es siempre pensar positivo, hacer ejercicio, despertarse contento, no enojarse ni pelear, agradecer, amarse a uno mismo y lo más importante sonreír.

Mas
publicaciones

Carrito
No hay productos en el carrito!
0

Ingrese a su cuenta

¿No tienes una cuenta? ¡Registrate aquí!